¿Es la obesidad sólo culpa nuestra?

OBESIDADHoy he tenido la oportunidad de asistir a una charla impartida por el doctor Matt Rodeheffer, de la Universidad de Yale. El doctor Rodeheffer es famoso en su campo por haber hecho un descubrimiento asombroso: caracterizar las células precursoras de adipocitos (PA), unas células cruciales en el desarrollo de la obesidad.

Creo que no hace falta recordar que la obesidad es un problema que ha crecido de forma escandalosa en las últimas décadas. Sorprendentemente, el número de individuos obesos no sólo ha aumentado en ciertas sociedades (como la americana, por ejemplo, dónde parece más evidente) sino que se trata de un problema global, algo que pasa en prácticamente todos los países del mundo. Algunos se preguntarán “¿dónde está el problema? Hay gente delgada y hay gente gordita y no hay más problema”. El exceso de peso no es meramente un asunto estético: aumenta el riesgo de padecer una lista interminable de enfermedades que incluye diabetes, arteriosclerosis, problemas cardiovasculares, cáncer, hipertensión, etc, etc, etc. Y no es sólo en los individuos obesos, dónde el riesgo es mayor, si no en cualquiera con exceso de peso. No es por ser dramática, pero los individuos con sobrepeso (BMI>30) viven entre 6 y 13 años menos que los individuos sanos. Es para pensárselo.

Hay comportamientos que todos conocemos que causan sobrepeso y/o obesidad: la falta de ejercicio físico, el sendetarismo, los alimentos que ricos en calorías que nos intentan vender constantemente… Pero quizá haya todavía algunas causas que están por conocer. En eso es en lo que se centra el trabajo del doctor Rodeheffer.

La grasa en nuestro cuerpo está almacenada en unas células llamadas adipocitos. Hay dos formas por las que aumenta la cantidad de grasa en el cuerpo. La primera es aumentando el tamaño de los adipocitos. La otra es aumentando el número de adipocitos. Hasta hace poco tiempo no se conocía el origen de los adipocitos, es decir, sus precursores, dónde vienen. El grupo del doctor Rodeheffer caracterizó en 2013 los precursores de los adipocitos y desde entonces se dedica a investigar qué es lo que hace que estas células se multipliquen y se desarrollen dando lugar a adipocitos y, por lo tanto, a la obesidad.

No voy a contar todo lo que se ha hablado en la charla porque necesitaría tres semanas, pero voy a compartir una de las conclusiones finales que más me ha llamado la atención: el componente de la dieta que causa la generación de nuevos adipocitos es un ácido graso llamado ácido oleico, presente en muchos de los alimentos que tomamos diariamente: el aceite de oliva, de girasol, de soja, de palma, de maíz, etc., así como en frutos secos como los cacahuetes. Según el doctor Rodeheffer, lo interesante es que el uso de estos aceites en la industria alimentaria ha crecido considerablemente en las últimas décadas, coincidiendo con el aumento de la obesidad en la población. ¿Es posible que los cambios en la producción industrial de alimentos sea una de las mayores fuerzas impulsando el aumento de la obesidad en el mundo? Según el doctor Rodeheffer es más que posible, aunque en este momento es difícil probarlo. Lamentablemente parece algo difícil de evitar y a lo que todos estamos expuestos.

Links de interés:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s